You are currently browsing the monthly archive for noviembre 2009.

amigos

Para uno que se marchó y aún es el mejor de mis amigos.

Cuando conté en mi blog que algunos de mis amigos residentes en Cuba habían formado una coraza humana para protegerme de los golpes, empecé a recibir mensajes en mi email, llamadas al teléfono y sms de casi todos los puntos cardinales en los que mis amigos ausentes se lamentaban por no haber podido estar allí conmigo.

El primero fue José Antonia Évora, el único periodista de Juventud Rebelde que, hace ya más de veinte años, se opuso públicamente a mi despido. Recibí su llamada minutos después de haber sido abandonado en un rincón del barrio de Marianao. “Yo tenía que estar allí” ; le aclaré que sí había estado, que lo vi en el tumulto junto al poeta Julio San Francisco deteniendo a la turba. Recuerdo que a unos pasos de ellos estaban Raúl Rivero y su esposa Blanquita tratando de explicarle a unos jóvenes que yo no era un vendepatria. El fotógrafo Iván Cañas, bufaba como un toro sin decidirse a usar la cámara para retratar o para otra cosa. Antonio Conte y Lichi Diego encararon valientemente a unos supuestos rumberos que pretendían golpearme con sus farolas, mientras Daina Chaviano señalaba al cielo profetizando que las hadas vendrían a rescatarme.

Que no lo dude nadie, allí estuvieron todos mis amigos. Lisset Rodes oraba con una convicción que hacía estremecer los muros de la Avenida de los Presidentes, su tocaya Lisset Bustamante arengaba a los periodistas independientes que había traído Tania Quintero; Minerva Salado rompía su silencio en México y se aparecía de improviso luego de haber tomado un yate en Tuxpan; Manuel Pereira tampoco estaba fuera de la Isla, como se pensaba, dictando conferencias de literatura en una universidad, sino abrazado a mí recibiendo cocotazos. Lejos de él, muy lejos, pero en el centro de la molotera, Zoe Valdés zahería con su inagotable colección de insultos a todos los que me gritaban, venía de la mano de la fotógrafa Sonia Pérez, madre de mi hija, que lloraba sin consuelo y pateaba sin compasión. Galina, una diseñadora de vestuario cubano-soviética a quien creía en Italia, insistía en improvisar un disfraz para que yo pudiera escapar.

Se los juro que no faltó ninguno para apoyarme: ni Kihustin Tornés, que diseñó las pancartas, ni el escritor Miguel Ángel Sánchez, que redactó los textos, ni el humorista Marcos García, que se apareció con otros carteles comiquísimos, ni el cantante Rubén Aguiar que blandía furioso su guitarra. En un instante me pareció ver a Raulito un muchacho del barrio a quien creía bailando en un cabaret para turistas en ciudad Ho Chi Ming.

Estuvieron todos, los notables y los desconocidos. No saben cuánto se los agradezco.

Anuncios

Vea aquí las imágenes de las que hablo en mi post anterior:

http://www.youtube.com/watch?v=8xRc2Q-z_PA

Escobar rodeado por la multitud. Foto APFoto de AP.

Pocas veces un crimen puede probarse al cometerse otro. A los que pusieron en duda que Yoani Sánchez fue golpeada por los esbirros de la seguridad del estado, a los que les pareció demasiado efectista una filmación donde se le ve andando con muletas y exigían documentos médicos, radiografías con fracturas, cicatrices y hematomas, a ellos, a todos los que dudaron, les pregunto si ya vieron las imágenes donde un cardumen de seres vivos vociferaba, golpeaba y escupía a un hombre  que acudió a su cita puntualmente, a un hombre que solo pretendió obtener una respuesta.

Tuve una doble suerte, por una parte estaba la prensa extranjera filmándolo todo (ellos también cogieron sus ramalazos) y por otra sufrí menos la golpiza, porque una inesperada coraza de amigos* los recibió por mí. ¿Exigirán ahora certificados médicos?

El agente Rodney, o como se llame la persona a quien reté a un duelo verbal, perdió por no presentación, pero eso es ahora historia pasada. Perdió la Nación que se desacredita ante los ojos del mundo, y lo peor, perdió el pueblo, mi pobre pueblo,  sobre el que quieren hacer caer la carga de fanatismo que ellos mismos alimentaron.

Al llegar a mi casa de regreso, la encontré llena de amigos, entre ellos al padre José Conrado que me dio un abrazo y un consejo que nunca olvidaré: “Perdónalos”

*Quiero citar especialmente al blogger Eugenio Leal, al opositor Silvio Benítez, al pastor Manuel Morejón y a la dama de blanco Mercedes Fresneda.

Algunas fotos de hoy:

g23_091120

rodney

He tardado en escribir sobre la agresión sufrida por Yoani Sánchez porque cada vez que lo intentaba un inexplicable olor a humo y a pólvora me impedía continuar. Conté hasta 10, me di una ducha de agua fría, consulté a los más moderados y he aquí el resultado:

Reto públicamente a una persona que se hace llamar “el agente Rodney” y que habla y se conduce como si fuera un miembro de la Seguridad del Estado, a que acuda el próximo viernes 20 de noviembre  a las cinco de la tarde a la esquina de 23 y G. No lo desafío a liarnos a los puños ni a cruzar sables o pistolas, sino a dialogar. Si es hombre cívico, si está convencido de que lo ocurrido está sustentado en sólidos principios morales, que vaya y que exponga las razones que tuvo para participar en la golpiza de que fue víctima mi esposa Yoani Sánchez el viernes de la pasada semana.  También puede acudir para desmentir a quienes han denunciado el hecho, ésta sería su ocasión. Si por el contrario desea enviar la señal de que las acusaciones son ciertas, entonces que no vaya. Todos entenderemos el guiño.

Tengo la mejor disposición de aceptar sus sinceras disculpas. Prometo que las haré públicas porque soy un hombre de paz y quiero darle esa oportunidad. También acepto la presencia de testigos. Subrayo que no estoy convocando a la prensa extranjera ni al cuerpo diplomático, ni a la oposición ni a los periodistas independientes, ni estoy haciendo un llamado a los cientos de jóvenes que marcharon por la no violencia desde esa misma esquina el pasado 6 de noviembre, ni siquiera reclamo a mis amigos, solo digo que acepto testigos.

Al principio pensé retarlo para el viernes de esta misma semana, pero cae 13 y no quiero poner en aprietos  a los supersticiosos, además el 20 de noviembre es el 64 aniversario del inicio del proceso de Núremberg y me parece una excelente fecha a favor de la justicia. Como tengo la impresión  de que Rodney es un seudónimo, publico aquí su foto, para que quien lo conozca le avise.

Lo esperaré hasta las seis de la tarde, iré desarmado.

PD:  Niego anticipadamente la autenticidad de cualquier mensaje telefónico, correo electrónico o aviso de otra naturaleza que anuncie la cancelación de esta cita.

fresa_chocolate

El pasado jueves 29 de octubre un grupo de personas fuimos impedidos de entrar a un centro cultural donde se realizaría un debate sobre Internet. Los excluidos éramos en su mayoría blogers alternativos.

El argumento invocado por los encargados de impedir nuestro acceso fue que la institución se reservaba el ejercicio del ”derecho de admisión”. No usaré este espacio para detallar lo ocurrido, que ya ha sido tema de otros blog. Prefiero detenerme en algo más general que es precisamente el uso de esta libertad que se toma una institución de determinar el libre acceso de ciudadanos a instituciones públicas.

Recuerdo (tengo edad para eso) que antes de 1959 existían clubs privados en los que la directiva tenía el derecho de aceptar o rechazar a nuevos miembros. Es sabido que esto era usado para practicar la discriminación racial, pues aunque en ningún reglamento o estatuto interno de la asociación se expresara claramente el asunto del color de la piel, el ejercicio poco transparente del derecho de admisión daba pie a que éstas y otras discriminaciones se pusieran en práctica.

Una institución tiene derecho a tener reglamentos y a realizar eventos cuya entrada se limite por invitación. Tal es el caso de los congresos a los que hay que acreditarse para participar. Pero un centro cultural público donde se ha convocado un debate abierto es otra cosa.

Una pregunta a la que no he hallado respuesta es si una institución pública tiene la prerrogativa legal de auto otorgarse el derecho de admisión y en caso de hacerlo si tiene o no la obligación de informar con absoluta nitidez a sus potenciales usuarios cuáles son las peculiaridades que son objeto de exclusión, como por ejemplo, el tipo de ropa que se usa para entrar o si se viene acompañado de animales.

Una muestra de esto son las cafeterías donde, advirtiéndolo en un cartel visible, se prohíbe vender cigarros y bebidas alcohólicas a los menores de edad o los restaurantes donde se exige algún tipo de etiqueta en el vestuario. Lo que resulta inadmisible es la existencia de reglas ocultas con las que uno tiene que lidiar como si se tratara de un acertijo.

Tengo la convicción de que quienes fuimos excluidos de participar en el debate sobre Internet, convocado por la revista Temas en el Centro Cultural “Fresa y Chocolate”, estábamos en una lista conformada por patrones ideológicos. Esto es comparable a que no le vendan cigarros a los adultos fumadores porque son comunistas o que no dejen entrar a la discoteca a aquellos que saben bailar, pero son democratacristianos. La mayoría éramos blogers cubanos residentes en esta isla, especializados en usar eficazmente la limitadísima red cubana para ejercer en ella nuestro derecho a la libertad de expresión.

Estamos estudiando la propuesta de convocar a un debate sobre este mismo tema en el que puedan participar todas las opiniones. El lugar tendría que ser indiscutiblemente público, como las arenas de una playa o los bancos de un parque, el único requisito sería acudir con buena voluntad de diálogo o lo que es igual: despojados de violencia verbal y renunciando a hacer ataques personales. Todos tendrán en ese debate el verdadero “derecho de admisión” que consiste en el derecho a ser admitidos y no discriminados.

ingles  ale.gif
Reinaldo Escobar


Reinaldo Escobar (1947)
Periodista, nació y vive en Cuba. Se licenció en Periodismo en la Universidad de La Habana (1971) y trabajó para diferentes publicaciones cubanas. Desde 1989 ejerce como Periodista Independiente y sus articulos se pueden encontrar en diferentes publicaciones europeas y en el Portal desde Cuba.

reinaldoescobar@gmail.com

Actualizaciones de Twitter

Anuncios