noname

Un nuevo grafiti se hace presente en las paredes habaneras. En grandes letras cursivas su autor escribe la palabra Sexto, a veces remata la escritura con una estrella, otras acompaña el texto con la imagen de un rostro. Me hace recordar al pionero del grafiti cubano “Chori” que casi no dejó un muro en La Habana sin su rúbrica hecha con tiza blanca, allá por los años 60 y me cuentan que desde antes ya lo hacía.

¿Será un nombre propio, o quizás la denominación de un grupo de hip hop que mi profunda incultura musical no alcanza a conocer?

Un jubilado al que saludo de vez en cuando en la cola del periódico, me preguntó si ese cartel podría ser alguna propaganda sobre el sexto Congreso del Partido Comunista, al estilo de aquella campaña inventada por Robertico Robaina en los años que era primer secretario de la UJC. ¿Se acuerdan?  31 y Palante  y aquello de Pa lo que sea, comandante, pa lo que sea. Pero no parece que Julio Martínez, el más desabrido dirigente juvenil que recuerde la historia de Cuba, sea el que haya tenido la iniciativa.

¿Quién sabe? A lo mejor se trata del sexto hijo de un matrimonio, o de un desmovilizado del servicio militar que celebra su baja rememorando el número que tenía en su unidad o un maníaco sexual con mala ortografía, incluso no hay que descartar la hipótesis de mi amigo jubilado y se trata de un militante comunista que de esta forma le está recordando a los dirigentes de su partido que ya  tienen que acabar de celebrar el dichoso congreso.

Anuncios