plana.jpg

Tras una larga incertidumbre sobre el regreso de Fidel Castro, a sus funciones al frente de Cuba, la noticia de su declinación a ser elegido Presidente del Consejo de Estado en las próximas elecciones del 24 de febrero, ha dado la impresión de que se ha retirado del poder.

Sin embargo, en su mensaje fechado el 18 de febrero, pero publicado el 19, se limita a decir que no aceptará a ser reelegido para el puesto de Presidente del Consejo de Estado y el cargo de comandante en jefe. Nada se dice sobre el detalle de que él también es el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, el que, según el Artículo 5 de la Constitución “es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”.

Resulta significativo que en este mensaje Fidel Castro ni siquiera alude al partido en ninguno de los párrafos donde se supone que debería haberlo mencionado, como por ejemplo, donde recuerda la proclama del 31 de julio del 2007, cuando también entregó a su hermano Raúl de forma “provisional” su responsabilidad al frente del PCC, o cuando habla de los cuadros que se han forjado en estos años.

El hecho de que este anuncio se haya hecho solo cinco días antes de las elecciones da a pensar que la propuesta de la Comisión Electoral, que estaba siendo consultada con las 614 personas elegidas como diputados al nuevo parlamento, ya excluía su nombre. De no haber sido así habrá que volver a realizar la consulta sobre la candidatura para integrar el Consejo de Estado. ¿Quién es entonces el primer nombre que aparecerá en la boleta? Muchos apuestan por Raúl Castro, pero se pueden esperar sorpresas.

Anuncios